Primavera y desamor

Van asomando rayos de luz
Pajaritos cantan en las suaves risas
De niños que corren tras cometas
Buscando encontrarlas en tu dulce voz

Los aromos prometieron un tiempo mejor
Una primavera y un radiante sol
Sin embargo la lluvia no nos perdonó
Y cae una vez más ahogando tu interior

Una rosa gastada
Que para disculpas siempre fue usada
Deja caer sus pétalos en mi almohada
Y muere junto a lágrimas abandonadas

Riachuelos van de lugar en lugar
Pueden sonreírle al viento
Pueden oír en secreto
A esta muchacha llorar en silencio

Esta es mi primavera con desamor
Pies descalzos en campos de oro
Van corriendo lejos, alejando el dolor
Y a la mariposa que orugá se quédo
(Mi efecto mariposa)
Hoy le digo adios siguiendo la razón…

(Rayén Cisternas)

Anuncios

Gritar: “te amo”

Gritar: te amo
Facil ha de ser para insensibles
Para el que causa tormentas
Para quién rompe las reglas

Gritar: te amo
Será fácil para mí?
Dejar de ahogar mis mentiras
Y quererte a morir

Abrazar tus palabras
Cuando la magia existe
Buscar tu refugio
Cuando el sol no perciste

Sonreír como siempre
Y prometer quedarte
Yo detuve nuestra historia
Para nunca olvidarte

Pero, y si no es nuestra historia?
Y si sólo es la mía?
Y sólo soy la chica
De sonrisas fingidas?

Un último suspiro
Un juramento más
Necesito vida
Necesito querer respirar

Nuestras vidas toparon
Para hacerme llorar
Sobre castillos de arena
Que hoy son ruinas, nada más

Gritar: te amo
Que tan malo puede ser?
Olvidar de pronto al mundo
Y una vida querer vivir

Una flor parpadeante
Reflejó nuestra Luna
En constelaciones calladas
Bajando la voz para escucharme gritar, gritar “te amo” y nada más

(Rayén Cisternas

Te dejo en libertad

Ya no me miras como antes
Lo sé por tu rostro enternecido
Queriendo volar lejos de mí
Olvidando nuestro pasado
El que nunca te hizo vivir

Te digo: “No tienes que quedarte aquí”
Anda, sé libre
Porque nunca hemos sido nada,
Y nunca podremos ser
Lo que nunca fuimos

Te desvaneces entre mis palabras
Porque en el fondo sé que no quieres escucharlas
Te pierdes en el silencio
Que divide nuestros rostros
Humedecidos por la misma sensación:
“El temor”

Incómodas miradas
Que no pueden hablar
Se cruzan mientras yo solo quiero llorar
Y en cada lágrima derramar
mil cosas,
cosas que nunca te dije
espinas
que nunca fueron rosas

Es momento de dejarte en libertad
Porque ambos,
Nunca supimos amar.

(Rayén Cisternas

Dulce sonido

Lo escucho, tu lo escuchas?
Si quiera eres capaz de oírlo a lo lejos?
Es tan suave, tan profundo
Su agudez lo vuelve absurdo

Quisiera que los pajaritos
Cerracén sus piquitos
Para oírlo mejor,
Oir el dulce sonido

Viene caminando hacia mis oídos
Cada vez más rápido, más rápido
No tan rápido por favor!
Necesito escucharlo en medio del silencio
Necesito besarlo para no perderlo

Tengo miedo de que el sonido se aleje
Se alejará si sabe que en secreto lo oigo
Sin embargo, quiero oírlo más
Quiero descansar y dejar de soñar

Lo escuchas?

Porque yo lo escucho
Lo escucho cada día
A veces es motivación

~cuando lo puedo oír bien~

Y otras, decepción

~cuando no quiere sonar~

Se acerca mientras se aleja
Cuanto tiempo seré capaz de mantenerlo así?
Mantenerlo lejos,
y a las vez, a mi lado
A mi lado en las noches somnolientas
A mi lado, siempre a mi lado

Estoy teniéndolo mientras…
No, no te vayas!

(el dulce sonido se aleja)
Y ahora qué? Acaso me deja?

Una habitación de cuatro paredes
Una muñeca entre mis brazos,
Gente hablando a mi lado
Ellos nunca callan, ellos son los pájaros

Acaso no entienden que necesito oírlo?
Por qué no lo oyen si yo puedo oírlo?
El sonido ensordecedor se acerca,
y sin más, se aleja
El sonido era tu dulce risa
Y sin más, me deja.

(Rayén Cisternas)

Viajes de vez tras vez

Un compañero de tren
Podremos subir juntos
O tu subirás primero?

Tal vez las miradas inquietantes
Son parte de este gran viaje
No quiero subir, no si tu te quedarás

Puedes hacer que las palabras salgan
Puedes intentar detener el tren
Aun así, algo no correspondido
Fácilmente se pierde en el olvido

Viajes de vez tras vez
Entre tantos trenes me topé contigo
En cada viaje fuiste un amigo

Nunca quise frecuentarte
Los caminos cada vez eran más pesados
Eran cargas en mi espalda
Pero la mayor de todas las cargas
Era darme cuenta de que no estabas

Viajes de vez tras vez
Risas en un viejo tren
Tu vida era un tren
(Y supongo que la mía también)

Quisimos abordar uno juntos
Pero éramos de destinos distintos
Una parada lejos de aquí
Una chica llorando en el vagón
Tu barbilla se pone pensativa,
Y tus manos la cubren enseguida

Evadimos miradas,
Cortezmente se presenta una sonrisa
Puedes verla, lo sé
Puedes escuchar mi corazón
Desde la otra estación

Viajes de vez tras vez
Hasta cuando estarás presente tu también?
No resistiremos vernos
Para luego perdernos

Viajes de vez tras vez
Los párpados comenzarán a caer
Para intentar olvidar el hecho
Que es momento de que parta el tren.

(Rayén Cisternas)

Mi propia lluvia

Una vez más
Escuchamos la lluvia caer
Por primera
y tal vez, ultima vez

La escuchas desde donde estás
Y la escucho yo también

Una noche mas de dolor
Café con un toque de insomnio
Acaban con mis sentimientos
Acaban con cada absurdo verso

Cuanto me gustaria
Poder cegar al corazón!
Poder reirme del miedo
Y de tanto desamor

Me encantaria no encantarme
Cuando existen cumplidos
Cuando me ignoras diciendo
Que ya todo pasó…

Eres parte de la lluvia
Eres mi propia lluvia
Refresca y luego duele
Alivia y después marchita…

Intento unir mis párpados
Pero aparece el miedo
Porque sé que te veré en mis sueños
Y también sé que nada de eso es cierto

Y gota tras gota
El cielo nos llora
Y soplido tras soplido
El viento nos vuela
Y arraza con todo a su paso
Se lleva cada: “Te quiero”
Y cada abrazo…

Llueves junto con tu propia risa
De la que algun día me volví adicta
Caes para inundarme
Me dueles sin siquiera pensarme

Cada vez es más fuerte!
Un diluvio de una sola noche

Cuando recuerdo tu voz
Cuando me arropa tu honestidad
Para lastimar sin querer acabar

Porque llegaste a ser la lluvia,
Que no me deja dormir en paz…

(Rayén Cisternas)

Necesidad de tener

Una vez más sales por aquella puerta
Te he visto tantas veces entrar
y tantas veces salir
pero nunca te has quedado para estar…

Y es que te necesito aquí,
pero esto es incómodo
ya no te quiero,
Aunque necesito tenerte conmigo
es raro,
porque nunca te he tenido
y ya asumí que no te tendré
entonces:
que debo hacer?

La confusión de lo que se debe y lo que se puede
La reputación
parece importante más que todo
(Más que nada)

Aun así se que en el fondo de todo
(Y en el fondo de nada)
Tu estás allí pensando en mi
Y en todo lo que ayer quedaba

Vas a salir o quieres entrar?
No me importa que camino elegirás
Sólo decide ya
Que ya no puedo esperar,
ya no quiero

Te quiero a ti
y ese es mi final
Te quiero a ti
y no hay final.

(Rayén Cisternas)